jueves, 18 de octubre de 2007

Y ME PASA QUE MIENTO

De vez en cuando llego a tu rincón
y ya no eres como eras hace uno o dos minutos.
Llego a ti con la vista
perdida en una especie de silueta
que sí, se te parece, pero no mueve igual
la sombra de tus pechos,
no hiere como sueles herir cuando te excitas
ni utiliza las mismas herramientas
con las que tú desarmas mi ansiedad.

Y me pasa que miento, que te invento
a mi forma
para encontrar el tacto que tenías
en mitad del verano;
que practico tu lengua en el servicio
y se me caen encima las paredes,
y la piel se me olvida
y me visto de ti los ojos y las manos
hasta hacerte jadeo sin velocidad límite
ni pausas suficientes.

Y el deseo se va por el desagüe.
Y la sed me señala con el dedo
riéndose de mí,
como suelen reírse las sábanas templadas
del armario
cuando decido hacer limpieza de tu cuerpo,
subirme el pantalón
y dejar de pensarte con una ducha fría.

4 comentarios:

Cristina dijo...

Pura alama! puro sentimiento! Has vertido de una vez y sin concesiones aquello que tanto cuesta racionalizar. Ahora ya queda escrito y resulta más verdadero. Que oigan los oidos que quieran escuchar. Un besazo.

Anónimo dijo...

no tengo mucho que decir......... solo.........síndrome Malta, jejje.

te quiero

Antolín Amador Corona dijo...

Eso eso, que oigan, aver si los convierto en fans como ati je je. Solazo!! Que es que eres un solazo

Antolín Amador Corona dijo...

Bueno "anónima", a ti no te puedo decir nada que no sepas de ese famoso síndrome. Tb tq