miércoles, 12 de diciembre de 2012

Zapping



Una noche
es diciembre y te acuestas traicionado
por una edad distinta.
No recuerdas el peso de los muros
ni existe el escondite
donde te encariñaste con el miedo.
La primera mudanza de tu vida
y te ha pillado fuera.
Siempre has tenido el don.

El ruido de los coches en secuencia
sustituyó hace mucho a los gorriones.
Horas
como tubos de escape diplomáticos
te amarran a la cama
y no te sueltan
hasta que hayas soñado suficiente.
El ruido de los coches
te va cambiando de canal,
ningún sueño es entero.
Tienes el don
pero primero tienes que acabarte
todo lo que empezaste a soñar. Así funciona.
Nada ha sido un regalo.

6 comentarios:

Desconcierto dijo...

Siempre un placer leerte. Poesía que engancha, temas que enganchan.

gracias por la nueva entrega

un abrazo

Antolín Amador dijo...

Gracias a ti. El placer de tu lectura.

Abrazos.

gracielacovre@gmail.com dijo...

Que placer...que entres asi en mi vida ,es precioso lo que has escrito...me encanta ...que maravilloso descubrirte...EXITOS!!!

The Night Stalker dijo...

Vaya pasada de poema!!! Qué ganas tengo de ir a la presentación!!! Una abrazo desde Buenas Noches Nueva Orleans.

Antolín Amador dijo...

Muchísimas gracias Graciela, es un placerazo recibirte.

Besazos.

Antolín Amador dijo...

Fernando has dado con un poema que me gusta especialmente. Mola que empatices. Ya he paseado por Nueva Orleans. Seguiré.

Un abrao grande.