domingo, 15 de julio de 2007

TUS MANERAS DE GRETA GARBO

Estabas perfecta en tu papel de Greta Garbo.
Fumabas un Marlboro,
el humo
dejaba adivinanzas en tu pecho
y un ambiente de bar de los sesenta.

Surtes efecto cuando me traicionas.
Cuando ríes y mueres un segundo
y cierras la ventana y te vendes
y desbocas perfiles
que no saben guardar las apariencias.

Y yo te miro,
como si nada
fuese más importante que tu vientre
apretado de olores
o el color de tu boca haciéndose la dormida.
Te miro sin palabras
ni conciencia,
sin valor ni memoria que me puedan culpar
si la noche ejecuta
la expropiación forzosa que es tu cuerpo.

6 comentarios:

Cristina dijo...

Si señor! otro gran acierto. Poema muy sensual y evocador. Yo quiero ser una Greta Garbo de esas y que la mirada de otro provoque tan ordenados y eufóricos sentimentos.
Quizá en mi desconocimento del medio no he conseguido descifrar la totalidad del las imágenes pero me aplicaré en la tarea. Por el momento seguir aportando mi palmadita en la espalda que cada vez es menos necesaria ya que todo lo que propones excede la normalidad de un sencillo "bien hecho!

Alaaaaa!!! Ahí queda

AforAnto dijo...

Cristina, o Greta si prefieres que me consta que en la mirada de otros provocas eso y mucho más, hay palmadas que son tan necesarias que uno sentiría gran parte de vacío sin ellas. Sobradamente sabes que la tuya es tan necesaria como beneficiosa. Todos los besotes

SONIA dijo...

Es que para descrifar las imágenes de Yogu, hay que ser por lo menos Ava Lavinia Gardner,ja,ja,ja.

Ya sabes que me encantó, Yogu.

Abrazo mega.

Sonia.

AforAnto dijo...

Ja ja ja, bueno, no tanto Sonia, aunque no estaría mal tenerla entre las lectoras. Gracias por el apoyo y por tantas y tantas piedras extraditadas del camino. Todos los besos

elescaramujo dijo...

Hola, me gustó cómo llevaste el poema, casi de la misma forma que el humo que sale de la boca de la chica.

El verso "Surtes efecto cuando me traicionas." me resulta tan apropiado para tantas situaciones vividas.

Buena poesía.
saludos
Myriam

AforAnto dijo...

Gracias Myriam, me alegra que te haya gustado. Es más fácil el poema cuando es una chica así la que juega con el humo del cigarro. Mi abrazo sincero